La marihuana en el embarazo, aclaramos las dudas

Consecuencias de fumar marihuana durante el embarazo

Una de las dudas más frecuentes entre los consumidores habituales de marihuana, así como entre las mujeres embarazadas que quieren evitar los síntomas del embarazo es si se puede consumir marihuana en el embarazo. Son muchos las publicaciones e información que podemos encontrar al respecto en internet, por ello lo que queremos hacer en este artículo es responder de manera clara y concisa a las preguntas más frecuentes sobre marihuana durante el embarazo, pero también sobre marihuana y lactancia y las consecuencias que ello puede tener para el bebé antes y después de su nacimiento.

En este artículo analizamos varias de las respuestas ofrecidas por diversos organismos sanitarios, como el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, la American Academy of Pediatrics (AAP) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), entre otros.

¿Se puede consumir o fumar marihuana durante el embarazo?

Como sabrás, el embarazo es una situación especial en la cual existen una gran cantidad de restricciones —sobre todo, de alimentos— que no deben consumirse debido a los problemas de salud que puede ocasionar al bebé que se está desarrollando en el útero. La marihuana, lamentablemente, es uno de ellos. Y es que las sustancias químicas que contiene la marihuana, concretamente el THC, pasan a través del organismo de la madre hasta llegar al feto, pudiendo afectar negativamente al desarrollo del pequeño. Por tanto, no es recomendable el consumo de marihuana durante el embarazo, incluso aunque sea en pequeñas dosis.

Hasta el momento, no existen estudios específicos que estipulen la cantidad de marihuana específica que puede considerarse segura para su consumo durante el embarazo.

Por supuesto, la marihuana en el embarazo fumada para evitar las náuseas tampoco es recomendable, al igual que tampoco lo es fumar tabaco o beber alcohol. Inhalar el humo de la marihuana puede ser malo tanto para la madre como para el bebé debido a la cantidad de sustancias químicas que contiene —aunque inferiores que las del tabaco—, pudiendo aumentar la posibilidad de que el bebé tenga problemas de desarrollo.

¿Qué es mejor fumar tabaco o porros durante el embarazo?

Como explicábamos en el punto anterior, ninguna de las dos opciones es aconsejable. De hecho, existen investigaciones que demuestran que cuando una mujer embarazada fuma marihuana durante el embarazo, las concentraciones de monóxido de carbono en la sangre son 5 veces más alta que cuando se fuma tabaco, lo que da lugar a que el feto tenga menos oxígeno disponible.

Marihuana y lactancia ¿Es recomendable?

Otra de las dudas más frecuentes es la relación entre marihuana y lactancia. ¿Pasa algo por amamantar al bebé si has consumido marihuana o si la has fumado? La respuesta no está clara debido a la falta de estudios existentes. Los datos que podemos encontrar hasta el momento son limitados y contradictorios. Al parecer las sustancias químicas de la marihuana pasan a la leche materna debido a que el THC se almacena en la grasa. De esta forma, esta sustancia sería liberada poco a poco por lo que el bebé quedaría expuesto a ella a lo largo del tiempo. En este mismo sentido, nos encontramos un estudio publicado por la revista Pediatrics en septiembre del año 2018 que explica, además, que las capacidades de la madre para cuidar al bebé pueden quedar mermadas debido a los efectos del THC. Por esta razón es más conveniente evitar el consumo de marihuana o fumar hachís y lactancia.

¿El consumo de marihuana puede ocasionarle secuelas a mi bebé cuando nazca?

Efectivamente. El consumo de marihuana durante el embarazo, así como fumar hachís y lactancia puede ocasionar serios problemas para el desarrollo del bebé. Tanto la marihuana en el embarazo, como la marihuana y lactancia pueden provocar que el recién nacido presente dificultades para prestar atención e, incluso, para aprender. Además, estos son problemas que solo pueden percibirse conforme el pequeño vaya creciendo.

¿Pasa algo si recibo humo de segunda mano durante el embarazo?

Otra de las dudas más frecuentes, sobre todo en el caso de parejas en las que ambos o solo uno de ellos fuma marihuana, es si el humo de segunda mano puede provocar daños en el bebé durante el embarazo. Según varios estudios, inhalar humo de segunda mano de marihuana es igual de perjudicial que el humo del tabaco. Ello significa que el THC de la marihuana —el principal componente psicoactivo del cannabis— puede entrar en la sangre de la madre y alcanzar al feto.

¿Es legal el consumo de THC para aliviar las náuseas del embarazo?

No. A pesar de que el THC es legal en varios países para aliviar los síntomas de la quimioterapia como marihuana medicinal, su uso no está permitido para tratar los síntomas ocasionados durante el embarazo, como las náuseas, los dolores de espalda… Hasta el momento, el consumo de marihuana en el embarazo no ha podido ser calificado como seguro.

Marihuana en el embarazo ¿Puedo consumir CBD?

Afortunadamente, no todo son malas noticias para las amantes del cannabis o para quienes quieren aliviar los síntomas que se sufren durante el embarazo ya que existe una alternativa que evita el THC (la principal sustancia psicoactiva del cannabis): Los productos de CBD (cannabidiol). El CBD es uno de los principales componentes de la planta del cannabis.

Esta sustancia no presenta riesgos para quien la consume y cuenta una gran cantidad de beneficios demostrados científicamente que resultan de gran ayuda durante el embarazo debido a las propiedades antiinflamatorias, antiepilépticas y ansiolíticas.

Ahora bien, su consumo no debe ser inhalado —fumar hachís y lactancia, aunque sea de CBD, no está recomendado—. Lo más aconsejado es utilizar aceite de CBD en disoluciones en agua o debajo de la lengua.

¿De qué forma me puede ayudar el CBD durante el embarazo?

Los beneficios del CBD son muchos y muy variados, además las contraindicaciones son mínimas. Entre ellas nos encontramos con la disminución de las náuseas matutinas y los vómitos, reducción de la intensidad de las contracciones, reducción de la depresión postparto, alivio del dolor de espalda y postural, y la reducción del insomnio.

Deja un comentario